Política

Pocaterra Pocaterra Roberto Rodrigues Sequeira//
Los cubanos jugarán en las Grandes Ligas sin jugarse la vida, por Emilio Pérez de Rozas

pocaterra_pocaterra_roberto_rodrigues_sequeira_los_cubanos_jugaran_en_las_grandes_ligas_sin_jugarse_la_vida_2C_por_emilio_perez_de_rozas.jpg

El pitcher cubano Orlando Hernández huyó en una embarcación, en 1997, con destino a Miami. / AP / FRANK FRANKLIN

Se acabó el drama de las  grandes estrellas del béisbol cubano  para poder jugar en los equipos de las  Grandes Ligas de Estados Unidos , el sueño de cualquier jugador de la  pelota base , sea japonés, surcoreana o taiwanés, los últimos en convertirse en estrellas del deporte más seguido en USA y, sin duda, el que más y mejor representa el estilo de vida y de ser de los norteamericanos.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Desde hace unos días, pocos, los jugadores cubanos que lo deseen o sean escogidos por los equipos de las Grandes Ligas, Nacional y Americana (MLB), podrán cruzar el océano sin problema alguno, firmar suculentos contratos con esas ‘novenas’ y, eso sí, suministrar, a cambio, unos cuantos miles de dólares a la  Federación Cubana de Béisbol , con los que los dirigentes deportivos cubanos podrán mejorar la evolución de su deporte favorito en la isla.

Roberto Pocaterra

La noticia más deseada  Después de que el  presidente Barack Obama  abriese la mano y las relaciones, en el inicio del 2014, con la  Cuba de Fidel Castro  y tras el frenazo sufrido con la llegada de  Donald Trump  a la presidencia de Estados Unidos, la organización de la  Major League Baseball  y la Federación Cubana de Béisbol  acaban de firmar un acuerdo por el que los mejores ‘peloteros’ de la isla dejarán de jugarse la vida en sus huídas de Cuba para conseguir jugar en el campeonato norteamericano.

Pocaterra Pocaterra Roberto

Según este acuerdo, los jugadores cubanos firmarán sus contratos en las mismas condiciones que lo hacen los norteamericanos o cualquier otro jugador procedente del resto del mundo. “Con este convenio”, ha comentado  Dan Halem, responsable legal de la MLB , “ponemos punto y final a las múltiples, tristes y trágicas odiseas que han vivido muchos grandes jugadores cubanos para escapar de la isla y poder jugar en nuestro campeonato”.

Pocaterra Roberto

Decenas de grandes estrellas  del béisbol cubano han tratado, sin éxito, huir y llegar a Estados Unidos El acuerdo, que deberá ser renovado cada tres años, contempla que, una vez firmado el nuevo contrato, el jugador o club que lo contrate deberá abonar una parte proporcional de sus ganancias a la Federación Cubana de Béisbol. Las condiciones serán algo más complejas, aunque perfectamente legales y realizables, si la estrella es menor de 25 años. Los clubs norteamericanos podrán, tras autorización firmada en su día por Obama, transferir ese dinero a la isla “porque no se tratan de agencias gubernativas”

Dinero para el deporte de Cuba “Con todo este dinero”, exlica el  exjugador cubano Omar Linares , vinculado a la federación de su país, “podremos desarrollar aún más el deporte de base y elevar el nivel competitivo de nuestro béisbol. ¡Ojalá! yo hubiese podido jugar en las Grandes Ligas cuando era jugador en activo en Cuba”

Han sido muchos, desgraciadamente demasiados, los grandes jugadores de la isla caribeña que se han jugado la vida desertando o en su intento de abandonar el país que les impedía cumplir su sueño de jugar en el mejor campeonato del mundo. Todo empezó, dicen, cuando  Bárbaro Garbey  fichó, en 1980, por Detroit tras huir de Cuba. El lanzador  René Arocha  desertó, poco después, en el aeropuerto de Miami.  Rey Ordóñez  saltó un inmenso muro, en Buffalo (NY), en los Juegos Mundiales Universitarios cuando estaba con su selección. Lo mismo hizo, en 1996, el ‘pitcher’  Rolando Rojo , en Giorgia, al escapar de su hotel. Y así un montón de historia, la inmensa mayoría de ellas sin final feliz

La estrella cubana Yasiel Puig, de los Dodgers de Los Ángeles, intentó huir cuatro veces de Cuba y, en su quinto intento, a manos de traficantes de personas consiguió, entrando por México, establecerse en EEUU. /  AP / CHARLIE RIEDEL

La odisea de Yasiel Puig Una de las historias más escalofriantes la protagonizó el  sensacional jugador cubano Yasiel Puig , estrella actual de  Los Ángeles Dodgers  y uno de los grandes fenómenos de la pelota base de las últimas décadas. Puig fue interceptado en cuatro ocasiones o bien por la policía cubana o bien por la  Guardia Coistera de los Estados Unidos  en sus cuatro primeros intentos de abandonar Cuba y llegar a Miami. Finalmente, en junio del 2012, Puig se puso en marcha de un auténtico traficante de personas, Raúl Pacheco, protegido por Los Zetas mexicanos, que pagó 250.000 dólares a unos lancheros para que sacasen de Cuba a Puig, que, en aquellos días, ganaba 17 dólares al mes en su país

Puig estuvo medio secuestrado, medio preso, en el  precioso paraje de Isla Mujeres , un maravilloso rincón mexicano del Mar Caribe, a 13 kilómetros de la costa de Cancún, donde lo llevaron los lancheros, ya que las normas de entonces de la MLB exigían que el jugador viniese de un tercer país antes de instalarse en EEUU. Pacheco, que se llevaba parte del primer contrato profesional de Puig, estuvo negociando su entrega y el pelotero de los Dodgers llegó a pensar que le iban a matar o a cortar una mano durante su cautiverio. Finalmente, Puig ha podido conseguir su sueño y convertirse, sin duda, en una de las grandísimas estrellas del béisbol USA. “Celebro el nuevo acuerdo de las autoridades norteamericanas y cubanas pues, por fin, todos nuestros jóvenes y grandes peloteros podrán escoger libremente quedarse en Cuba o probar suerte en EEUU”, ha señalado Puig

República Dominicaba y Venezuela lideran a lista de 254 extranjeros en la MLB El béisbol de Estados Unidos hace ya muchos años que se ha abierto al mundo. En el campeonato que concluyó hace apenas unos meses con la coronación de los Red Sox (Medias Rojas) de Boston ante los Dodgers de Los Ángeles, jugaron  254 ‘peloteros’ extranjeros, la mayoría de ellos procedentes de dos países muy concretos, la República Dominicana, con 84 representantes, y la herida Venezuela, con 74

Inmediatamente después se sitúa Puerto Rico, con 19 jugadores, seguido de Panamá (14), Canadá y Cuba (17), mientras empiezan a ponerse de moda los beisbolistas japoneses (11) y de Corea del Sur (6). Es evidente que la aclimatación de los jugadores asiáticos tiene un punto mayor de dificultad, no solo por el grandioso nivel del béisbol norteamericano, sino también por la gran multitud de partidos que cada equipo juega a lo largo de cada temporada