Internacionales

Acusado por muerte de su expareja

La jueza Enid Cristina Rivera, del Centro Judicial de Ponce, le señaló una fianza de $3 millones al veterano Javier José Acevedo Rodríguez, tras ser acusado de asesinato en primer grado por la sañosa y viciosa muerte a cuchilladas de la tecnóloga médica Lourdes del Carmen Cuevas Natal, ocurrida el pasado sábado.

También le imputó cargos por violaciones a la Ley de Armas y por violentar una orden de protección.

Acevedo Rodríguez fue dado de alta a media mañana de ayer. Salió del Hospital San Lucas de Ponce en una silla de ruedas, con las muñecas vendadas y una larga sutura en el cuello.

Los agentes de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) lo custodiaron para llevarlo a una celda en la sala de investigaciones del centro judicial ponceño y después ante la jueza Rivera para la radicación de cargos.

El caso, que ha conmovido a la sociedad puertorriqueña, provocó que el fiscal Diego Velázquez fuera suspendido de empleo y sueldo por presuntamente no haberle radicado cargos el miércoles de la semana pasada a Acevedo Rodríguez, de 40 años, después de que amenazara de muerte a la tecnóloga médica, de 42 años, y se cortara las venas en un agrio incidente en uno de los laboratorios de Cuevas Natal, ubicado en Lajas.

La secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, emitió el lunes un comunicado anunciado la suspensión y la próxima radicación de un informe sobre el fiscal que llegará a La Fortaleza. Estará en manos del gobernador Ricardo Rosselló —quien es el poder nominador—, decidir si ordena el despido del funcionario que fue nombrado fiscal en diciembre de 2014.

Entrada la tarde del sábado el veterano acudió a la casa de su expareja en la urbanización Sombras del Real, en Ponce, burlando una orden de protección emitida por una jueza tras el incidente del miércoles de la semana pasada. La asesinó con saña a cuchilladas e intentó suicidarse infligiéndose heridas en el cuello.

Fue sacado de la casa por agentes del SWAT horas después del asesinato y el domingo fue operado.

Cuevas Natal es la séptima víctima mortal de violencia de género en lo que va de año. Su muerte ha causado gran consternación en Adjuntas, su pueblo natal, entre sus vecinos en Ponce y entre empleados y pacientes de sus laboratorios en Lajas y San Germán.

Este no es el primer caso que sacude la sociedad al ver cómo un hombre burla una orden de protección y asesina a su expareja.

El 23 de enero de 2017 se registró la muerte de la joven madre Arelis Suárez Santiago, quien tenía 31 años, a manos de su ex pareja, de la que llevaba meses recibiendo amenazas y agresiones.

Félix L. Ramos Domínguez, de 33 años, entró esa madrugada a la casa de la joven en la Comunidad Cristina, en Juana Díaz, y la apuñaló frente a sus hijos —de cuatro y nueve años— y de su abuela.

Ramos Domínguez fue condenado a 100 años de cárcel y la familia, amigos y vecinos de Suárez Santiago iniciaron un movimiento civil para prevenir tragedias como esa y concienciar a las mujeres víctimas de violencia machista.