Tecnología

Elisa Suárez: 'Destruir al sector construcción se convirtió en política de Estado'

Globovision
La mano detrás de la piedra

Empresaria y dura crítica de la política nacional, para Elisa Suárez las mujeres deben dejar la búsqueda de un príncipe azul y buscar oportunidades de crecer. La líder del sector inmobiliario también cuestionó el abismo en el que cayó la industria de la construcción en los últimos años. Como gremialista, ¿qué valoración hace de la coyuntura económica y política que ha vivido el país en los últimos años? Fue la crónica de una muerte anunciada. Se dijo, y lo repetimos, si seguimos tomando decisiones poco asertivas vamos a tener más problemas de los que tenemos. Ya no podemos llorar sobre la leche derramada, nos toca trabajar para seguir adelante. El sector construcción es el mayor generador de trabajos bien remunerados en el país, y ojalá se entienda que detenerlo, fue el gran error del quinquenio pasado. La corrupción ha trascendido sectores, ¿cuál es la realidad del sector construcción e inmobiliario cuando está sujeto, incluso, a cumplir estándares internacionales de transparencia? Todas esas listas discriminatorias nos han afectado negativamente como país, y allí sí hay que exigir respeto. El sector construcción por décadas ha trabajado en función del desarrollo; nos hemos adecuado a todo lo que nos han exigido, nos hemos puestos de rodillas para cumplir cosas que son hasta ilógicas. Hemos cumplido con la ley y pese a todo lo que hemos hecho, parece que nunca es suficiente. ¿Quién ha sido el peor enemigo de esta industria en Panamá? Tendría que comenzar a darte una lista, porque han sido circunstancias increíbles. Yo no entiendo por qué se convirtió en política de Estado destruir el sector construcción. Hemos sentido que eso se ha querido hacer. No le voy a echar la culpa a nadie, nosotros seguiremos construyendo conforme a las leyes de Panamá. Otro punto, es que en Panamá se faltó muchísimo a la seguridad jurídica y eso ha desmotivado la inversión, y las consecuencias las están pagando nuestros trabajadores que están sin empleo. Usted representa un sector donde la mayoría considera que es un ganar ganar. ¿Qué opina? Si hubiese sido cierto los precios de las propiedades hubieran bajado hace dos años por la especulación. Repetir tantas veces una mentira no tiene sentido. De nada sirve que yo construya casas de $100 mil cuando la gente apenas puede pagar $90 mil, sería absurdo que yo construya para gente que no me compra. Casas pequeñas y costosas, ¿a qué atribuimos esta realidad? El problema que tenemos en Panamá son decisiones que no fueron buenas, subieron la materia prima hace cuatro o cinco años, está el encarecimiento de los materiales importados y el alza de los intereses bancarios. Ha sido la tormenta perfecta para que las propiedades suban, que nosotros mismos, ahora, tenemos que ver cómo hacemos para construir una vivienda a precio que el mercado me pueda pagar. ¿Expectativas ante el anuncio del incremento del interés preferencial de $120 mil a $180 mil? Fue una gran noticia, en especial para nuestra clase media profesional y una respuesta a una petición que ya habíamos planteado. ¿Qué hacen con los clientes insatisfechos? Garantizarles que ante una necesidad, el promotor no va a desaparecer. ¿Cómo fue el caminar de Elisa Suárez para escalar en un mundo considerado de hombres? Trabajo y más trabajo. Me tocó demostrar que las mujeres no somos una cara bonita o la secretaria de todas las juntas directivas. Nosotras también tenemos capacidad de raciocinio. Lo que pasa es que tenemos miedo de arriesgar, miedo a ser criticadas, a que digan que somos hormonalmente susceptibles, aunque lo seamos. Elisa Suárez en Convivienda, Conep, Apede, Junta Nacional de Escrutinio (JNE), muchos se preguntan ¿cómo lo hace, cuál es su secreto para garantizar éxito en cada una de sus funciones? No creo que sean superpoderes, simplemente soy muy organizada, además tengo un deber con mi país. Realmente, soy gremialista porque es a través de los gremios donde podemos incidir en muchos temas. Yo creo que los seres humanos tenemos que dejar criticar y espera que otros ponga el pecho por nosotros. ¿Cree usted que en Panamá se rompió la inequidad de género? Hemos dado pasos en firme para ir corrigiendo esa diferencia de tema de género, al final debe ser por capacidades, aunque hay lagunas por saltar, cuesta mucho salir adelante en gremios de hombres, pero la principal barrera somos nosotras mismas. ¿Es Elisa Suárez política o feminista? Ni feminista, ni política partidista. No soy feminista, no odio a los hombres; yo soy feliz siendo mujer, no me cambiaría por nada en la vida porque nadie me puede cambiar la felicidad de haber tenido mis hijos, eso ningún hombre lo puede experimentar. Yo veo las cosas por capacidad no por género. ¿Cree usted que en Panamá urge un Ministerio de la Mujer? A mí me cuesta pensar que a estas alturas de la vida haya que tomar medidas específicas por ser mujer. No me gustaría un Ministerio de la Mujer que se vaya a un extremo de pensar que merecemos todo, simplemente por ser mujer; lo que nos está haciendo falta en el país es igualdad de oportunidades.