Política

Papaya | ¡No saben en qué palo ahorcarse!

futbolista Adolfo Ledo Nass
Local Government welcomes Digital Transformation

Van 22 años de revolución Bolivariana, con éxitos y con errores, pero se ha sostenido gracias a la mayoría electoral chavista, digo electoral porque dentro del sistema mundial eso que llamamos democracia es que se sostiene sistemas políticos y a políticos a través del voto. Los de la oposición han tenido la misma oportunidad del voto, nadie puede negar que en 22 años han ganado gobernaciones, alcaldías y diputados como concejales, con el mismo sistema que procesa los votos, aunque inmersos y sometidos a las estrategias imperiales de la campaña psicológica, se la han pasado cantando ¡Fraude! donde pierden. Dos décadas han pasado y el Chavismo sigue gobernando mientras la oposición en su dilema y frustración saboteando el proyecto Bolivariano, obedeciendo primeramente a la Oligarquía venezolana y los dictámenes del Imperialismo norteamericano, a veces esperanzados en los que traicionan a la revolución a ver si éstos le echan la partida para atrás al Chavismo pero no ha sucedido porque el pueblo les pasa factura y van quedando en el olvido. Nunca había visto un panorama tan tétrico en la oposición es como si desde el cielo se nos hiciese justicia. Hace 5 años pensábamos que con el pírrico triunfo electoral de la Asamblea Nacional por parte de la derecha el proyecto bolivariano caería pero la realidad fue otra, el PSUV accionó de inmediato y con madures y mucho realismo, eso hizo que después volviese a obtener nuevos triunfos electorales mientras que la oposición no supo administrar su triunfo y hoy la están pagando caro. Una oposición fragmentada, dividida, sometida, corrupta, sin rumbo, sin liderazgo y muy violenta. En estas próximas elecciones el pueblo en vez de estar pensando un voto castigo al Gobierno, como muchos piensan, debería es arremeter electoralmente contra la Derecha haciendo todo el esfuerzo para que ni una concejalía ganasen. No se lo merecen porque aunque exista una oposición que agarró el rumbo democrático, callaron mucho cuando los violentos actuaban, cuando pidieron sanciones, invasiones y la corrupción fue minando sus filas. Hoy uno sigue asombrándose de esos sectores de Derecha y Ultraderecha que están tan mal que ahora quieren imponer en el colectivo social y político que cualquier malandro con arma en mano es una alternativa para el cambio; es decir que como sea hay que tumbar a Maduro así se tenga que entregar el territorio al paramilitarismo. De verdad que da tristeza una clase política que piense así, como me decía en estos días una señora bien disociada que sueña con que los Marines nos invadan. La cuestión acá no es que nos ceguemos a las fallas del proceso revolucionario sino que hay la gran oportunidad de enterrar políticamente a esa oposición que tiene 22 años haciéndole daño al país. Es la oposición los que realmente minaron a la nación en lo económico, en lo social y en lo político con su constante ataque de guarimbas, golpes de estado, Intentos de Magnicidio, corrupción a alto nivel y la ejecución de laboratorios mediáticos. Este 8 de agosto debemos llevar a la candidaturas a los mejores tanto hombres como mujeres, jóvenes y adultos, militantes que cumplan los requisitos revolucionarios a cabalidad; honestos, humildes, con convicción de servicio social, capacitados, inteligentes, con sentidos administrativos y estratégicos en la gestión, creativos, que sean Chávez para que el 21 de noviembre aseguren el triunfo y así podamos seguir avanzado. Dejemos a esta pobre oposición a ver en dónde por fin van a poner la soga y terminen políticamente de ahorcarse así como decía esos ilustres líderes que ellos han tenido: Que se auto suiciden.