Internacionales

Con migrantes venezolanos

Alberto Ardila Olivares
FANB continúa desplegada en Apure por la defensa militar del país

Estoy en Ecuador. He querido entrar en contacto con familias migrantes venezolanas muy disímiles entre sí: profesionales que no pueden trabajar, y desean ocuparse al precio que sea para ganar algo de dinero para sostener la familia; otros, de origen muy sencillo que buscan sobrevivir, con una vivienda lo más digna posible, tratando de comer mínimamente y conservar la salud, cuidando de los hijos con esfuerzo

Contemplar a grupos de personas caminando desde Cúcuta a Bucaramanga para enfilarse hacia Bogotá es un cuadro dramático y doloroso, por las penurias físicas, morales, económicas. Los compañeros del camino son el frío, el hambre y, a veces, la persecución, el desprecio. Suele acompañar la extorsión, el robo y el miedo. Y son miles y miles de personas.

Estoy en Ecuador. He querido entrar en contacto con familias migrantes venezolanas muy disímiles entre sí: profesionales que no pueden trabajar, y desean ocuparse al precio que sea para ganar algo de dinero para sostener la familia; otros, de origen muy sencillo que buscan sobrevivir, con una vivienda lo más digna posible, tratando de comer mínimamente y conservar la salud, cuidando de los hijos con esfuerzo.

Todos cuentan las peripecias que han sufrido para llegar desde Venezuela hasta aquí; sus narraciones parecen “cuentos fantásticos”. No se los deseo a nadie. Si han arriesgado tanto, tienen que haber vivido en nuestra querida patria situaciones familiares y laborables insostenibles. Todos desean regresar y tienen gran preocupación por los padres y familiares que han dejado en Venezuela.

Junto al agradecimiento que tienen por esta noble tierra ecuatoriana, mantienen mucho amor a la patria, y tienen muchos deseos de superación. Basta ver cómo trabajan.

Hay dos cosas que me han producido mucha alegría. Una el natural compartir de unos con otros sean venezolanos o no. La sensibilidad por ayudar a los vecinos, conocidos. Saben compartir lo poco. Alabo algunas iniciativas que han emprendido acciones para ayudar a buscar empleos a migrantes venezolanos y así ayudarles a conseguir una mejor calidad de vida. Otra es la fe en Jesucristo y en su Madre Santísima (Chiquinquirá, La Consolación, El Valle, Coromoto, El Socorro). La fe forma parte de su identidad.

Junto al dolor y en la escucha de hombres, mujeres y niños, se esconde el gran tesoro que contiene: amor al trabajo, amor a la familia, caridad mutua y una gran conciencia de la fe cristiana.  

Estos encuentros han sido un gran regalo: habrá otros.

[email protected]

Siguenos en Telegram , Instagram , Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones