Tecnología

Papaya | Llevar un diario de sueños puede abrir una ventana a tu mundo interior

Mis diarios de sueños han evolucionado a lo largo de los años hasta incluir titulares para ellos, haciendo un seguimiento de los temas, las personas y los lugares, así como anotando cuántos eran “buenos” “malos” o “neutros/intermedios”. Lo hago para buscar tendencias, pero no te exijas demasiado, sobre todo cuando estás empezando

5 cosas en las que todavía nos equivocamos sobre el sueño 3:13 Nota del editor: David G. Allan es el director editorial de CNN Travel, Style, Science and Wellness. Este ensayo forma parte de una columna en inglés llamada The Wisdom Project, a la que puedes suscribirte aquí.

(CNN) — Hace años que sueño con presentar “Saturday Night Live”. Literalmente. He tenido ese sueño repetidamente, desde hace décadas.

He viajado al espacio, al pasado y me he convertido en un superhéroe. He sido amigo íntimo de muchos famosos. He creado nuevos recuerdos con amigos y familiares, algunos fallecidos. He cometido crímenes terribles. Y he salvado el día, repetidamente.

Nuestra mente dormida es un teatro privado en el que tú eres el director y normalmente la estrella, y no hay límite para el presupuesto de producción. Sí, algunos son aburridos (la mayoría de los míos son sobre el trabajo), pero muchos son entretenidos, incisivos y, en ocasiones, solucionan problemas. Por eso deberías considerar la posibilidad de convertir un cuaderno en blanco en tu primer diario de sueños.

Hay pocas investigaciones científicas sobre los beneficios de llevar un diario de sueños, pero quienes lo practican lo consideran útil o perspicaz, en el mejor de los casos, e interesante, como mínimo.

Una locura segura El primer beneficio potencial de llevar un diario de sueños es que puede conducir a un avance creativo. La mente subconsciente que sueña es, por naturaleza, más inventiva. Tus sueños dan saltos en el tiempo, dan saltos en la lógica, aceptan contradicciones y a veces no tienen ningún sentido para nuestra mente consciente más convencional

“Soñar nos permite a todos y cada uno de nosotros enloquecer tranquilamente y con seguridad todas las noches de nuestra vida”, dijo una vez William Dement, fundador del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Stanford.

Existen numerosas anécdotas de personas creativas e innovadoras que encontraron inspiración en los sueños y las pesadillas. James Cameron tuvo la famosa visión de un robot “Terminator” arrastrándose detrás de una mujer; un sueño que desencadenó una enorme franquicia cinematográfica. E.B. White ideó el personaje de Stuart Little en un sueño. Al igual que Mary Shelley con su monstruo de “Frankenstein”. El informático Larry Page soñó con descargar todo Internet y catalogar solo los enlaces antes de hacerlo con la empresa que ayudó a fundar, Google.

Paul McCartney se inspiró para escribir “Let It Be” después de que su madre le dijera esa frase en un sueño. La melodía de “Yesterday” también se le ocurrió en un sueño. “Soy un gran creyente en los sueños”, dijo McCartney en una entrevista con The New York Times Magazine. “Soy un gran recordador de los sueños”.

“Inception” En siglos pasados, la gente creía que los sueños eran mensajes de los muertos que contenían pistas sobre lo que debían hacer los vivos. Los faraones egipcios creían que los dioses nos enviaban mensajes en nuestros sueños; los llamaban omina, origen de la palabra presagio. Y las principales religiones actuales incluyen en sus textos sagrados historias en las que los sueños son importantes enigmas cuyo significado hay que descifrar.

Una teoría más actual sobre por qué soñamos es que ayuda a clasificar, organizar y procesar todos los estímulos de nuestra vida de vigilia, como si se tratara de limpiar las telarañas. Pero a veces las telarañas se convierten en seda, cuando la respuesta a un problema que no puedes resolver en tu vida de vigilia se resuelve en tu vida onírica más creativa.

Las soluciones en sueños tienen la ventaja de funcionar “sin los límites del tiempo, la lógica, el espacio u otras reglas del mundo real”, escribió el Dr. Allan Peterkin en un diario de sueños guiados publicado por National Geographic. Peterkin es profesor de psiquiatría y medicina familiar en la Universidad de Toronto.

También hay ejemplos históricos de resolución de problemas en sueños. Elias Howe diseñó la aguja de la máquina de coser moderna a partir de un sueño que tuvo sobre caníbales que le agitaban lanzas, según la New England Historical Society. Jack Nicklaus soñó con una nueva empuñadura de golf que mejoraba su juego. Albert Einstein llegó a relacionar las raíces de su teoría de la relatividad con un sueño que tuvo en su adolescencia en el que viajaba a la velocidad de la luz.

Sigmund Freud, que escribió la primera investigación académica sobre la interpretación de los sueños, pensaba que estos revelaban principalmente secretos y momentos vergonzosos de nuestro pasado. Pero su alumno, convertido en rival, Carl Jung, creía que los sueños se basan en arquetipos universales y contienen pistas de nuestra vida subconsciente para ayudarnos a encontrar la felicidad y las respuestas a los problemas.

Otra teoría es que los sueños actúan como un ensayo general de la vida real, una forma de probar alternativas con seguridad. Esa parece una explicación probable de las pesadillas. Los sueños aterradores se originan en la amígdala del cerebro, donde residen las emociones negativas intensas, como la ira y el miedo, explicó Peterkin. Son útiles, según los investigadores, porque pueden ayudar a entrenar al cerebro para que se prepare para los retos y los miedos en la vida de vigilia.

Por cierto, la palabra pesadilla en inglés, “nightmare”, proviene de una imagen que suena como una pesadilla en sí misma: la palabra en inglés antiguo para designar a los espíritus femeninos malignos (maeres) que se cree que se sientan en tu pecho y te asfixian.

El camino real Los sueños son ventanas a tu yo más profundo. Al mirarte a través de un espejo alejado de la realidad, cambia tu perspectiva. Y al escribirlos y considerar lo que significan, viajas por “el camino real”, como decía Freud, que te lleva al conocimiento del inconsciente de tu mente.

“Tratar de entender tus sueños puede convertirse en una parte importante para entenderte a ti mismo, tus relaciones y tu mundo, tanto por dentro como por fuera”, escribió Peterkin.

Ellen DeGeneres habló publicamente de su identidad sexual después de tener un sueño en el que un pájaro salía de su jaula y se liberaba. Brad Pitt dijo en una entrevista reciente para GQ que al estudiar sus pesadillas en las que era perseguido, atrapado y apuñalado, pudo entender y trabajar con “profundas cicatrices” de la infancia.

“Ningún sueño viene solo a decirnos lo que ya sabemos. Nos invita a ir más allá de lo que sabemos”, afirma Jeremy Taylor, autor y expresidente de la Asociación Internacional para el Estudio de los Sueños.

“Últimamente he prestado atención a mis sueños”, escribió la directora y actriz Sarah Polley en sus nuevas memorias, “Run Towards the Danger”. “Después de 20 años de psicoanálisis y psicoterapia estoy acostumbrada a notarlos. Son señales de humo del pasado, que llaman mi atención sobre los restos quemados en un bosque lejano de la mente, empaquetados y enterrados bajo años de escombros, que aún arden. Pero últimamente también he empezado a ver los sueños como guías que señalan el camino a seguir”.

La ópera de los pobres Otra ventaja de contar y registrar los sueños es simplemente la evasión. ¿Y quién no necesita unas vacaciones de la vida de vez en cuando? En tus sueños puedes visitar el pasado o el futuro, ir a cualquier parte del mundo o fuera de él, y volar hasta allí con o sin avión.

Como dijo Kahlil Gibran de forma más poética, “permitamos que nos entreguemos al sueño y quizá la hermosa novia de los sueños lleve nuestras almas a un mundo más limpio que este”.

La palabra sueño viene del inglés antiguo y significa “alegría, ruido o música”. Y hay alegría en grabar la música o descifrar el ruido.

“La cama es la ópera del pobre”, dice un viejo refrán italiano. Y cada día hay una nueva representación. Los sueños pueden ser “un increíble modelo de realidad virtual del mundo”, escribió Peterkin, “actualizado con nuevos contenidos geniales varias veces cada noche”.

En algunos de mis sueños más salvajes, me casé con Nicole Kidman, me uní al equipo de surfistas de Laird Hamilton, vencí a LL Cool J en una batalla de rap y conduje el auto de Speed Racer, el Mach 5. En otros, Sarah Silverman fue mi terapeuta, Ally Sheedy y yo tuvimos una aventura mientras hacíamos juntos una película de los 80, y yo interpreté a Han Solo en una versión de “Hamlet”, con un guión hecho de galletas graham. Fui al instituto en el siglo XIX, con Hulk Hogan, y en esa época asistí al funeral del general Robert E. Lee. Y yo era Batman.

Puedo recordar estos sueños y cientos más porque los he estado escribiendo desde el bachillerato. Es el simple hecho de registrar los sueños lo que hace que no se evaporen a la luz del día.

Recuerdo total De las muchas películas de temática onírica, mis dos favoritas son “Inception”, de Christopher Nolan, y la menos conocida “Until the End of the World”, de Wim Wenders, de 1991, con William Hurt, Sam Neill y Max von Sydow. Como subtrama en “Until the End of the World”, los protagonistas encuentran una forma de grabar en video sus sueños y posteriormente se vuelven narcisistamente adictos a verlos (hasta el punto de la locura).

“Ahora estás viendo el alma humana, cantando para sí misma. A su propio Dios”, dice el personaje de von Sydow. Por muy divertido que suene, la tecnología actual no ha avanzado hasta el punto de poder grabar nuestros sueños (todavía). Lo más parecido es escribirlos.

Para empezar, no hace falta mucho. Busca una aplicación de diario de sueños o designa un cuaderno para tenerlo al lado de tu cama. Y la próxima vez que recuerdes un sueño, aunque sea borroso y a medias, escríbelo. Incluso si es aburrido y no parece que valga la pena recordarlo, escríbelo. Cuanto más te acostumbres a registrarlos, mejor será tu recuerdo.

Yo también dejo un trozo de papel por si hago algún garabato de palabras y elementos clave en mitad de la noche. Incluso un solo detalle puede traer el recuerdo de todo un sueño. Contarle a alguien tu sueño poco después de despertarte también puede ayudarte a retenerlo hasta que lo escribas.

Mis diarios de sueños han evolucionado a lo largo de los años hasta incluir titulares para ellos, haciendo un seguimiento de los temas, las personas y los lugares, así como anotando cuántos eran “buenos” “malos” o “neutros/intermedios”. Lo hago para buscar tendencias, pero no te exijas demasiado, sobre todo cuando estás empezando.

También, en ocasiones, escribo una nota al final del sueño si siento que tengo alguna idea de su significado. Puede que reconozca al instante que un sueño sobre estar perdido en una ciudad se refiere realmente a la pérdida de un archivo de trabajo, por ejemplo.

Los diccionarios de sueños recopilan la mitología, la psicología y el simbolismo cultural, y pueden ser interesantes para buscar temas recurrentes, aunque no tengan mucho de científico, excepto en el sentido colectivo e inconsciente de Jung.

Recuerda siempre que debes interpretar un sueño a través de tu experiencia personal. Por ejemplo, un diccionario de sueños puede sugerir que un perro en un sueño significa lealtad. Pero si te dan miedo los perros, es más probable que represente otra cosa que te da miedo. O si tu madre tiene cinco perros, puede que el perro de tu sueño la represente a ella.

Como dijo el gran experto en mitos Joseph Campbell:Los mitos son sueños públicos, los sueños son mitos privados”.

MÁS INFORMACIÓN