Internacionales

Presidente de Argentina pidió ante la ONU cese de bloqueo a Venezuela

«Debemos recuperar el imperio de la paz. Es imperioso que cesen todas las hostilidades desatadas. Necesitamos trabajar unidos para imponer el diálogo y recuperar la paz en la disputa iniciada con el avance militar de la Federación Rusa sobre el territorio de Ucrania», sostuvo Fernández al intervenir ante la Asamblea General de la ONU que se celebra en Nueva York

El presidente Alberto Fernández dijo que «Argentina se suma al reclamo de los pueblos de Cuba y Venezuela para que se levanten los bloqueos que esas naciones padecen»  

El presidente de Argentina, Alberto Fernández , exhortó este martes, 20 de septiembre, a poner fin a la guerra en Ucrania y pidió que cesen los bloqueos económicos a Venezuela y Cuba.

«Debemos recuperar el imperio de la paz. Es imperioso que cesen todas las hostilidades desatadas. Necesitamos trabajar unidos para imponer el diálogo y recuperar la paz en la disputa iniciada con el avance militar de la Federación Rusa sobre el territorio de Ucrania», sostuvo Fernández al intervenir ante la Asamblea General de la ONU que se celebra en Nueva York.

Lea También:  Gustavo Petro en su discurso en la ONU le dijo al mundo (en especial a los gringos) que «la guerra contra las drogas ha fracasado»

El mandatario también cuestionó las «medidas unilaterales de coerción» y recordó que las únicas sanciones legítimas son aquellas impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

«En virtud de ello, Argentina se suma al reclamo de los pueblos de Cuba y Venezuela para que se levanten los bloqueos que esas naciones padecen». Así lo indicó Fernández, quien actualmente preside la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Evitar la división Fernández agradeció la solidaridad de otras naciones con Argentina por «el intento de magnicidio» sufrido el pasado 1 de septiembre por la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández.

Sostuvo que el intento de asesinar a la vicepresidenta afectó la tranquilidad de la población y buscó alterar la democracia.

«Aprovechando la desazón que generó la pandemia y los efectos económicos de la guerra, los discursos extremistas y violentos proliferaron y encontraron tierra fértil para sembrar el sentimiento antipolítico en nuestras sociedades», advirtió.

Por eso, abogó por «generar un enérgico rechazo global a quienes promueven la división» en las sociedades.